Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

Zapatero no asegura un cambio "irreversible" en la tendencia del empleo

jueves, 18 de noviembre de 2010

​Advierte de que, "a corto plazo", no habrá más fondos para las políticas activas​

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó este jueves que la mejora registrada en el mercado laboral en los últimos meses es "tan débil" que no permite asegurar que se esté produciendo un "cambio irreversible de tendencia".

En su comparecencia en el Pleno del Congreso de los Diputados, recordó que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año mostró la primera caída del paro desde que se inició el proceso de destrucción de empleo.

Sin embargo, Rodríguez Zapatero añadió que el Gobierno valora "con la máxima cautela" estas cifras y subrayó que no mantiene "ninguna actitud complaciente".

"Hemos dejado atrás el periodo de intensa destrucción" de empleo, y "la reactivación del crecimiento nos sitúa en un escenario sin duda más esperanzador", indicó el responsable del Ejecutivo.

En todo caso, insistió en que "va a costar tiempo y esfuerzo volver a crear empleo al ritmo que deseamos; comprendo la impaciencia, yo también la siento".

El líder del Gobierno explicó que el crecimiento de la población activa y los efectos de la crisis inmobiliaria han marcado especialmente la evolución del empleo en España.

De no haberse producido estos dos factores diferenciales en España, la tasa de paro sería sólo dos puntos superiores al promedio europeo, el 12%.

En todo caso, el presidente subrayó que la reactivación del empleo depende ante todo de la mejora de la actividad económica, y en este sentido comentó que España se ha sumado ya a la recuperación mundial.

Sin embargo, advirtió de que en esta primera fase de la recuperación sería "poco sensato" prever una creación de empleo que "no fuese aún reducida" y que "sólo conlleve una ligera rebaja de la tasa de paro".

Rodríguez Zapatero dijo que asume su responsabilidad en la situación del empleo "sin ambages". "Toda la responsabilidad que los ciudadanos y las fuerzas políticas nos exigen para avanzar en la solución del problema", añadió.

Por ello, aseguró que el Gobierno "es responsable de hacer todo lo que esté en su mano y hasta lo que no lo está" para invertir la tendencia de la destrucción de empleo.

POLÍTICAS ACTIVAS

Por otro lado, el presidente del Gobierno subrayó la importancia de las políticas activas de empleo para "incrementar la empleabilidad y las posibilidades de inserción laboral" de los parados.

Zapatero recordó que estas políticas constituyen una de las principales políticas de gasto del Estado, con cerca de 7.300 millones de euros. Sin embargo, admitió que la crisis económica ha puesto de manifiesto la "limitada" efectividad de las actuales políticas y la "necesidad de su reforma en profundidad".

No obstante, el presidente del Gobierno advirtió de que "en el corto plazo" no podrá incrementarse el presupuesto destinado a las políticas activas, sino que sólo se podrán "reorientar de manera significativa los recursos disponibles en el corto plazo".

En cuanto a los ejes principales de la reforma, Zapatero apuntó que incluyen el desarrollo de un modelo de atención "individualizada" basado en los "itinerarios personalizados", así como el fortalecimiento de los servicios públicos de empleo.

La reforma también se centrará en la revisión "en profundidad" de los actuales programas de empleo destinados a parados, para adaptarlos a la "realidad" del mercado laboral y para "aumentar su eficacia". El Ejecutivo quiere además aumentar las vinculación entre las políticas activas y las pasivas y reforzar los mecanismos de información entre el Estado y las comunidades autónomas.

Ver todas