Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

Una normativa más favorable para el emprendedor discapacitado

miércoles, 7 de octubre de 2015

​​Conoce las ventajas de la nueva ley​​

En septiembre se aprobaba una ley (31/2015) que modifica y actualiza la normativa que regula el autoempleo y adopta medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la economía social.

La normativa que ha entrado en vigor  establece modificaciones sobre las reducciones y bonificaciones de cuotas a la Seguridad Social. La cuota en el Régimen Especial por contingencias comunes, incluida la incapacidad temporal, de las personas con discapacidad igual o superior al 33% pasa a ser de 50 euros mensuales durante los 12 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta en el caso de optar por la cotización mínima. Si optasen por cotizar por una superior, podrá  aplicarse durante los 12 primeros meses una reducción sobre la cuota del 80%. Se quedaría también en unos 50 euros mensuales.

Con posterioridad al periodo inicial de 12 meses, y hasta los cinco años desde el alta, las personas con discapacidad tendrán una bonificación del 50 por ciento de la cuota mínima. Es decir, tendría que pagar una cuota mensual de unos 130 euros.

Estas bonificaciones sólo afectan a quienes no hubieran estado de alta en los cinco años anteriores. También se pueden acoger a la misma el autónomo con trabajadores por cuenta ajena.

Beneficio a determinados autónomos con familiares con discapacidad

La nueva regulación flexibiliza la prohibición que tenían  los trabajadores autónomos económicamente dependientes (Trade) de tener empleados  por cuenta ajena. Se trata de aquellos autónomos que dependen económicamente  de un solo cliente en al menos un 75% de sus ingresos. 

A partir de ahora, en una serie de supuestos será posible que estos autónomos puedan ser empleadores, contratando trabajadores por cuenta ajena, lo que no podían hacer  con la normativa anterior. Es el caso en el que el autónomo tenga un familiar en situación de dependencia o con discapacidad  igual o superior al 33%. Eso sí, el contrato sólo se podrá celebrar por una jornada equivalente a la reducción de la actividad efectuada por el trabajador autónomo sin que pueda superar el 75% de la jornada de este último. La duración del contrato de interinidad estará condicionada por la situación  del empleador dedicado  al cuidado de un  menor de siete o de una persona dependiente o con discapacidad a su cargo.

Esta medida no beneficia directamente a un autónomo con discapacidad, sino a determinados autónomos que tengan un familiar con discapacidad a su cargo. No hay que olvidar que, actualmente, un autónomo con o sin discapacidad puede contratar los trabajadores que quiera, salvo en el caso anterior descrito.

Incentivos a la incorporación de trabajadores a cooperativas y sociedades laborales

La nueva normativa establece  una serie de incentivos a la incorporación de trabajadores a las cooperativas y sociedades laborales como socios trabajadores o de trabajo. Si se opta por el Régimen de Seguridad Social por cuenta ajena, se establecen dos niveles de bonificación durante tres años, dependiendo de si se trata de mayores de 30 años o menores de esa edad. En este último caso, si se trata de trabajadores con discapacidad, se amplía hasta los menores de 35 años.​​

Ver todas