Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

Las administraciones han de promover la autonomía personal en todos los grados de dependencia

miércoles, 1 de junio de 2011

​Así los exige el cermi al Gobierno y a las Comunidades Autónomas​

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha reclamado al Gobierno y a las Comunidades Autónomas que promuevan las modificaciones normativas necesarias para extender a los Grados III y II de dependencia los servicios y prestaciones de autonomía personal regulados para el Grado I.

"Uno de los objetivos persistentes del Cermi y de todo el sector social de la discapacidad en relación con el despliegue del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (Saad) es que éste sirva efectivamente para promover la autonomía personal de los ciudadanos en situación de dependencia o que precisa apoyos intensos para su desenvolvimiento personal y social", sostiene este comité en un comunicado.

En este sentido, la aprobación en febrero de 2011 del catálogo de servicios y prestaciones del Grado I fue saludada por el Cermi "como un paso en la buena dirección, al establecer para las personas en situación de dependencia valorados con este grado como referentes primordiales las prestaciones y servicios conectados más nítidamente con la promoción de la autonomía personal".

"Frente a los desarrollos iniciales del Sistema para los Grados III y II, Gran Dependencia y Dependencia Severa, en los que el catálogo de prestaciones y servicios tenía por desgracia un cariz mucho más acusado de dependencia pasiva, en 2011, esta orientación comienza a cambiar, para el Grado I, y el marco referencial al que se aspira es el de la promoción de autonomía personal, con una configuración más ambiciosa, por ejemplo, de los servicios de prevención y de los servicios de promoción de la autonomía personal".

"Este cambio de tendencia, positivo en sí mismo", agregó el Cermi, "debe ampliar su radio de acción y no quedarse únicamente en el Grado I, sino abarcar también a los Grados III y II, pues la autonomía personal como valor no puede circunscribirse al Grado I, ha de extenderse a todos los grados y niveles y a todos las personas en situación de dependencia. Incluso más a estos Grados III y II, pues al ser la situación de mayor dependencia, la atención ha de pasar por más autonomía personal".

Por esto, el Cermi se ha dirigido al Ministerio de Sanidad y Política Social y al Gobierno de España "para que promueva en el seno del Consejo Territorial del Saad las modificaciones normativas pertinentes para extender a los Grados III y II la orientación de la autonomía personal que comienza a materializarse para las prestaciones y servicios del Grado I, según la configuración dada por el Real Decreto 175/2011, de 11 de febrero".

Ver todas