Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

La mujer tienen que trabajar 79 días más al año que un hombre para cobrar lo mismo

martes, 17 de febrero de 2015

​​Empleo, tareas domésticas y estereotipos sexistas, desafíos para la equidad de sexos​​

La crisis ha agudizado la desigualdad salarial entre hombres y mujeres. "No sólo hay menos mujeres trabajadoras sino que además sufren una mayor brecha salarial", ha denunciado Almudena Fontecha, responsable del área de Igualdad de UGT.

La diferencia entre lo que ganan hombres y mujeres en España por un trabajo de igual valor se situó al cierre de 2012 en un 23,93%, la tasa más alta de los últimos cinco años, según un informe presentado por el sindicato.

Las trabajadoras cobraron ese año de media 19.537 euros anuales, 6.144 euros menos que los varones (que percibieron una media de 25.682 euros), por lo que las mujeres deben trabajar 79 días más que un hombre para cobrar lo mismo. Además, para cobrar una pensión de la misma cantidad, una mujer necesita trabajar 11 años y medio más que un hombre en un trabajo de igual valor.

El informe 'Trabajar igual, cobrar igual', que UGT publica con motivo del Día Europeo por la Igualdad Salarial -que se celebrará el próximo el 22 de febrero-, analiza los datos de la última Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2012, publicados por el INE, y concluye que España es ya la "campeona europea" de brecha salarial.

Para el sindicato, "la ausencia de políticas de igualdad y la falta de vigilancia del cumplimiento de la ley que prohíbe este tipo de discriminación" son las principales responsables del aumento de la brecha salarial, ya que "no hay factores objetivos" que expliquen estas diferencias.

"A las mujeres se nos decía que alcanzaríamos nuestro maná de la igualdad cuando tuviéramos los niveles de formación que el mercado laboral demandaba y cuando pudiéramos conciliar. Hoy ninguno de estos argumentos se soporta. No existe ninguna razón objetiva que justifique que a las mujeres se les pague menos", asegura tajante Fontecha.

En los años analizados, entre 2008 y 2012, la brecha salarial aumentó en todos los sectores de actividad, especialmente en el ámbito educativo y sanitario (un 7,65% y un 6,02% respectivamente).

Las diferencias salariales más elevadas se producen en las ocupaciones que exigen menos cualificación, precisamente aquellas más feminizadas, como en el sector servicios, donde las tareas no cualificadas son realizadas en un 80% por mujeres, que cobran un 30,67% menos que sus compañeros varones. Sin embargo, tampoco se salvan de esta discriminación las mujeres que ocupan cargos de responsabilidad: las directoras y gerentes cobran un 16,08% menos que los hombres en estos puestos.

Por comunidades, Galicia se sitúa a la cabeza con la mayor brecha salarial. Sólo Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura y la Comunidad de Madrid tienen una tasa inferior a la media nacional.

LOS RETOS PARA LA IGUALDAD

Por otro lado, aunque España es sin duda el país europeo en el que mayores avances hacia la igualdad de género se han dado en las últimas décadas, siguen persistiendo entre la adolescencia y juventud española elementos claros de inequidad y de desequilibrio en las relaciones intergénero. Fundamentalmente en el ámbito laboral, en el reparto de las tareas domésticas o cuidado de niños o ancianos, y en la persistencia de estereotipos sexistas.

Es una de las principales conclusiones extraídas del estudio 'Jóvenes y género. El estado de la cuestión', elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, un centro privado creado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción gracias al apoyo de Banco Santander y Telefónica.

El estudio analiza, a través de la recopilación de multitud de indicadores, el comportamiento y actitudes de los jóvenes españoles según su género con respecto a cuestiones como las relaciones familiares, la sexualidad, la educación, el trabajo, el empleo, los valores o el uso del tiempo libre, entre otros aspectos.

EMPLEO Y TAREAS DOMÉSTICAS

La diferencia salarial por género es importante en España y ello no solo ocurre entre los adultos mayores que han desarrollado ya parte de su carrera laboral y familiar. Entre los hombres y mujeres jóvenes, que tienen niveles de preparación y de experiencia muy similares, también se manifiesta la diferencia salarial. Según un estudio de 2012, las mujeres ocupadas de entre 15 y 29 años ganaban, como media, 100 euros menos que los hombres, siendo el salario medio masculino de 889 euros y de 786 euros el femenino.

Para la catedrática de Sociología de la UCM​ y miembro del Comité Asesor del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, Inés Alberdi, "las cifras globales de empleo de las mujeres jóvenes tienen mucho que ver con los prejuicios y los estereotipos acerca de las tareas de cada sexo en la familia; pero también tienen su explicación en la realidad de esta división desigual de las ocupaciones y las responsabilidades familiares que se les asignan a unos y a otras. Existen en la sociedad española unas diferencias muy marcadas por género en la cuestión de los cuidados familiares".

De hecho, apuntó que la EPA 2010 reflejaba que es mucho más frecuente en las mujeres que en los hombres jóvenes (63% vs 37%) el dejar el empleo o pasar a un trabajo de tiempo parcial por cuidar a algún familiar, ya sean niños, personas con discapacidad o mayores.

El estudio también indica que el 42% de los varones y un 47% de las mujeres de 15 a 29 años creen que tener hijos puede ser un freno para la vida laboral de las mujeres. Pero solo el 23% de los varones y el 11% de las mujeres creen que puede ser un obstáculo para la vida del hombre.

Un rasgo del cambio, que va de acuerdo con las normas actuales, es la aceptación generalizada que tienen los jóvenes respecto de las relaciones homosexuales. Es en las ciudades sobre todo en donde se dan los índices de aceptación mayores y algo más entre las mujeres que entre los varones. Se acepta, de forma general, la existencia de parejas del mismo sexo. Las leyes permiten la convivencia, el matrimonio y la adopción de hijos por parte de estas parejas. Los jóvenes muestran ampliamente una postura favorable ante ello, un poco más las mujeres, y esta diferencia se marca algo más en cuanto a la adopción por parte de parejas homosexuales.

EVOLUCIÓN EN ESPAÑA: EL PAPEL DE LA MUJER

Según el estudio, España es el país europeo en el que se ha producido un avance más notorio en cuanto a la equidad de género en las últimas décadas. Por encima de cualquier otro de su entorno. Y aunque estos avances han sido protagonizados por la sociedad en su conjunto, se deben en gran parte al avance y evolución de la mujer. Sin duda, ella es la gran protagonista del cambio.

En opinión de Alberdi: "Si analizamos los cambios de unos y de otras vemos que son las mujeres las que más han cambiado en casi todos los aspectos. Se han acercado de una forma importante las actitudes y los comportamientos de los jóvenes de uno y otro sexo, fundamentalmente debido a los cambios que han experimentado las mujeres".

El cambio por parte de las mujeres ha sido muy grande", agregó, "ya que los valores de libertad y de autonomía personal se han impuesto y chocan enormemente con el estereotipo femenino tradicional. Hay menos distancia entre los sexos, las mujeres jóvenes han alcanzado una mayor confianza en sí mismas y los hombres jóvenes aceptan unas relaciones más igualitarias con las mujeres".

Desde una perspectiva de género, la primera característica de esta evolución es el acercamiento en las actitudes y los comportamientos de los varones y las mujeres. Las diferencias de género, en cuanto a las opiniones, actitudes, aspiraciones y proyectos de futuro, de los chicos y de las chicas, siguen existiendo pero, mirándolas en conjunto y con un cierto sentido histórico se concluye que se están reduciendo.

Aunque no han desaparecido algunos rasgos estereotipados de la feminidad, en general la investigación constata una tendencia clara en la sociedad española hacia una mayor igualdad entre hombres y mujeres, un acercamiento en sus posturas vitales y comportamientos que solo se ve matizada en determinados aspectos como, por ejemplo, la postura ante los riesgos (más marcada en ellos que en ellas); la elección de estudios (ellos apuestan por las carreras más técnicas y ellas en mayor medida por las Humanidades) o en el uso de redes sociales (ellos las utilizan en mayor medida que ellas para ligar, por ejemplo).

En algunos aspectos de ocio y tiempo libre también advertimos matices según el género. Las Encuestas de Uso del Tiempo reflejan una diferencia entre hombres y mujeres: los hombres cuentan con más tiempo libre debido, principalmente, a que ellas dedican más tiempo a cuidados o trabajo no remunerado. Entre los jóvenes ocurre algo similar. Los varones tienen diariamente una hora más de tiempo libre, como media, que las mujeres. La dedicación de este tiempo también es algo diferente, ellas lo dedican más a estudiar y a leer novelas, comics o revistas y ellos más al deporte o a los videojuegos. El tiempo dedicado a la televisión es muy similar entre unos y otras.​

Ver todas