Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

La demanda de empleo entre los discapacitados se duplica en 4 años

martes, 6 de abril de 2010

​Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad de Castilla-La Mancha (CERMI)​

La inquietud y necesidad de tener un trabajo, ser autónomos, sentirse útiles como cualquier persona, y el poder desterrar viejos estereotipos como que aún se piense que la mayoría de las personas con discapacidad va en silla de ruedas, ha hecho que la demanda de empleo se dispare entre el colectivo en los últimos años, no así la contratación, que se mantiene muy por debajo del resto.

Según las cifras que maneja el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad de Castilla-La Mancha (CERMI), en febrero de 2010 había 2.631 personas con discapacidad de la provincia apuntadas al paro, cifra que en 2007, cuatro años atrás llegaba a 1.182, según el Servicio Público de Empleo Estatal. La comparativa con meses anteriores de 2009 apunta a un crecimiento sostenido de 300 demandantes mensuales más en la región.

Sin embargo, en el mismo mes de febrero tan sólo se contrató a 28 personas con discapacidad, 26 con un contrato de obra y servicios, y dos de formación continua, ninguno indefinido, explicó el gerente del Cermi, José Antonio Romero. La tasa de empleo de las personas con discapacidad es del 25% frente a la tasa general que alcanza el 60%.

Más paro y más trabajo


Sobre el sector que más empleo crea en dicho colectivo, Romero informó de que curiosamente los servicios son los que más paro están generando pero también donde existe una mayor inserción. De la misma opinión es Carmen Baos, gerente provincial de Cocemfe Oretania, aunque añade que actualmente son los centros especiales de empleo los que solicitan más personal mientras que en la empresa privada están aumentando los despidos, en muchas ocasiones, de gente contratada durante tres o seis meses.

El ámbito asociativo, los servicios sociales y comunitarios están siendo un importante yacimiento de empleo para las personas discapacitadas, cubriendo incluso las necesidades de la Ley de Dependencia. A veces incluso, se reclama el cuidado de personas mayores o enfermas cuando el demandante necesita sus propias atenciones. En este sentido, Baos apuntó la necesidad de reorientar a la persona discapacitada para que reconozca sus limitaciones y reconducirla hacia otro tipo de formación. Los servicios de mantenimiento y operarios en general, expendedores de gasolina y conductores son otros puestos donde los discapacitados trabajan.

La reserva del 2% de contratación en empresas de más de 50 trabajadores tampoco se está cumpliendo. En Castilla-La Mancha, sólo el 17% de las empresas cumple con dicha normativa, en el país es del 14%. No obstante, el responsable de Cermi indicó que no es muy significativo pues el tejido empresarial de la provincia y la región es de pymes.

Cocemfe, a la que están adheridas 17 asociaciones, cuenta con un servicio de integración laboral desde 1997, cuya bolsa de empleo acumula ya un total de 2.282 usuarios, con nuevas inscripciones in crescendo (211 en 2007, 281 en 2008, 315 en 2009 y 51 en enero y febrero de 2010) y escasas contrataciones de poco más de 50 usuarios en 2007 y 2008, 76 el año pasado y 13 en el presente año.

Joven albañil con ILP


En la mayoría de los casos, los solicitantes de un empleo son hombres que han sufrido algún accidente, de tráfico o laboral, o enfermedad común, con incapacidad laboral permanente (ILP) para desempeñar su profesión habitual; por contra, las mujeres que piden apoyo en Cocemfe poseen el certificado de discapacidad, de origen congénito. Un caso muy típico, explicó la gerente, es el de una persona joven que abandonó los estudios para dedicarse a la albañilería y, después de un accidente laboral y con incapacidad permanente total, se encuentra con una pensión de apenas 600 euros para hacer frente a una hipoteca, el préstamo de un coche, los gastos familiares, etc.
A este respecto, pidió mayor respeto hacia el colectivo, “no llevamos un letrero diciendo que somos discapacitados ni tampoco todos vamos en silla de ruedas como aún piensan los empresarios o la sociedad”, criticó.

Para el gerente de Cermi, existe mucha desinformación y total desconocimiento sobre los grandes beneficios fiscales en la contratación de discapacitados, amén del valor añadido que pueden aportar a la empresa, el menor absentismo laboral y el gran nivel de satisfacción (93%) entre las entidades con trabajadores discapacitados.

Cocemfe Oretania cuenta, como otras mucha entidades, con un programa experimental de empleo que persigue un contrato de una duración mínima de seis meses para 130 discapacitados inscritos en el Sepecam, “un fin muy difícil de cumplir”.

Por último, preguntado por el empleo público, el gerente del Cermi, José Antonio Romero, informó de que se está cumpliendo por encima del porcentaje sobre todo en administraciones como la Diputación o la Junta, llegando al ocho del cinco por ciento establecido, “la cuestión es que se desconoce si realmente se cubren las plazas en su totalidad”, subrayó.

Ver todas