Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

Hacia un navegador para que los discapacitados eviten las barreras

viernes, 3 de julio de 2009

​Un instituto trabaja en Málaga para mejorar la vida cotidiana de los ciudadanos​

Crear un mecanismo inteligente para que cuando un anciano se duerma el gas se apague solo, o un navegador que permita a los discapacitados esquivar las barreras arquitectónicas, o una herramienta para que todos los ciudadanos europeos tengan cauces de participación directa ante las instituciones comunitarias. Estos son algunos proyectos en los que trabaja el Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano (I2BC), una institución privada ubicada en el PTA y que está participada por la Consejería de Innovación, la Fundación Vodafone y la Universidad Internacional de Andalucía.

El I2BC -ubicado en el Parque Tecnológico desde hace dos años- aún es bastante desconocido, pero ya tiene en cartera una treintena de proyectos punteros. Su objetivo es aprovechar el desarrollo tecnológico para aportar soluciones prácticas a problemas cotidianos y a su vez abrir para las empresas nuevas oportunidades de negocio con cariz social.

Uno de los proyectos en los que trabaja es el mejor ejemplo: un navegador para que los discapacitados sepan qué camino seguir para no encontrar barreras. La idea surgió a partir de un dispositivo que ya usan empleados municipales para fotografiar desperfectos y automáticamente notificarlos para su reparación. El I2BC se puso en contacto con la empresa ACT y le sugirió que un sistema similar podría utilizarse para que los discapacitados que van desplazándose por la ciudad fotografiaran las barreras, se elaborara un mapa de esos obstáculos para su arreglo y mientras tanto pudiera crearse un navegador para esquivarlas. El proyecto -en el que participa el I2BC, la Fundación Once y la empresa ACT- ha recibido una financiación de 300.000 euros del Plan Avanza del Ministerio de Industria.

Julio Lorca, el director del instituto, apunta que el objetivo del centro es prevenir las amenazas que pueda entrañar el desarrollo tecnológico y aprovechar sus oportunidades para mejorar la vida cotidiana. Hay otra iniciativa en la que trabaja el I2BC. Crear una herramienta de participación ciudadana permanente para que personas de toda la Unión Europea puedan hacer oír su voz ante las instituciones comunitarias. "La herramienta sería una, iniciativa puede haber miles. No es un sitio de debate, sino una plataforma de encuentro con un objetivo", precisa Lorca. La finalidad es profundizar la democracia directa. Es lo que se llama e-petitions.

En el proyecto participan, entre otros, los ayuntamientos de Málaga, Córdoba y Abla (Almería). A finales de junio pasado, Málaga acogió un encuentro de expertos en e-petitions de toda Europa justamente para avanzar en esta iniciativa que tiene financiación comunitaria. "Se trata de crear una herramienta para que los ciudadanos de la Unión Europea (UE) puedan articular iniciativas a nivel comunitario", explica Lorca. La solución -en la que también trabajan otros institutos de la UE- tiene que haberse encontrado a finales de 2010.

Ignacio del Arco, director de desarrollo del Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano, aclara que los proyectos no van orientados a generar conocimiento, sino cosas prácticas que al mismo tiempo que responden a la necesidad de las personas, dinamicen el tejido empresarial con iniciativas innovadoras.

Ver todas