Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

Expertos advierten de las carencias en los planes de integración de los discapacitados

lunes, 6 de abril de 2009

​Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO)​

Alrededor del 11% de la población de Castilla y León padece algún tipo de discapacidad. Casi 200.000 personas que enfrentan su vida cotidiana con problemas que van desde la falta de visión o audición hasta la imposibilidad de utilizar brazos y manos o desplazarse. Un colectivo amplio que vive pendiente de una apuesta real por su integración a todos los niveles. Desde 1997, Castilla y León cuenta con un atento observatorio de este proceso, el Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) de la Universidad de Salamanca. Su director, Miguel Ángel Verdugo, considera que «si hablamos de hechos reales, esta comunidad no ha superado todavía el 50% del camino de la integración total de sus habitantes con discapacidad».

Verdugo considera que «es cierto que se ha avanzado mucho comparándolo con el pasado en algunos temas pero también es cierto que faltan medidas concretas y que hay otras cosas en las que en los últimos quince años no se ha hecho nada, todavía nos queda una barrera enorme para la integración».

El INICO cuenta con la mayor base de datos en español de noticias y documentos sobre la discapacidad. Torrente de información que pone de manifiesto, según Verdugo que «mientras que hay un discurso oficial de integración de la discapacidad muy extendido, todavía estamos muy lejos del nivel conseguido en algunos países de Europa».

El análisis de la integración pone de manifiesto, por ejemplo que, por sorprendente que parezca, todavía hay problemas de accesibilidad en las obras de nueva construcción.
Verdugo lamenta que «la Facultad de Arquitectura de Valladolid, la única de Castilla y León, no incluya una formación específica en esta materia».

Una carencia que en ocasiones se refleja en que «la accesibilidad sea un asunto que se aborda con posterioridad al diseño global del edificio». Un problema con ejemplos concretos: «La sala central del Auditorio Miguel Delibes es realmente muy complicada no ya para personas con discapacidad motora, sino para una persona mayor».

Otras veces, considera el director del INICO, «se construyen rampas que son totalmente inaccesibles para una persona con discapacidad, diseñadas para transportar mercancías».

Turismo accesible

La accesibilidad se topa también con las dificultades propias del patrimonio histórico. Verdugo señala que «el turismo va camino de ser la principal riqueza de esta tierra y habría que resolver este asunto que desde luego es complejo». Junto con ejemplos positivos, como visitas a la muralla de Ávila, conviven otros puntos oscuros como la negativa a la instalación de un ascensor en la parte moderna del edificio histórico de la Universidad de Salamanca (Escuelas Mayores).

«No tiene sentido que una persona con discapacidad no pueda visitar la Biblioteca Histórica de Salamanca que está en el primer piso, claramente ha fallado la sensibilidad de la Comisión de Patrimonio, como en otros muchos casos», asegura Verdugo que incide en que «falta conciencia para poner en práctica medidas eficaces que ya son normales en otros países donde han ido más deprisa en este tema».

Ver todas