Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

EMPRESAS con un FUTURO prometedor

martes, 25 de mayo de 2010

​' Empresas con más futuro 2010 ' reconoce el esfuerzo de las compañías que apuestan por la Responsabilidad Social Corporativa, un valor que cada vez será más importante ​

Empresas con más futuro 2010 se presentó el pasado 6 de mayo en el Instituto de Empresa de Madrid para reconocer a 13 compañías el valor que han tenido de integrar en su estrategia corporativa la Responsabilidad Social y hacer de ella un verdadero motor de la compañía. El evento estuvo acompañado de la presentación del libro Empresas con más futuro. RSC- Creación del valor sostenible. España 2010, editado por CRF Institute, con un análisis de las empresas que obtuvieron el certificado Empresas con más futuro 2010-RSC.

Durante la celebración del evento, expertos en RSC participaron en una conferencia dividida en dos sesiones para evaluar qué está ocurriendo en el mundo de la Responsabilidad Social Corporativa, qué valores aporta y qué tienen que hacer las empresas para adoptar una buena política en dicha materia.

La primera ponencia estuvo moderada por Salvador Ibáñez, project manager de CRF Institute, al que le acompañaban Joaquín Garralda, decano de ordenación académica del IE Business School, y Luis Gallardo, director mundial de comunicaciones de Deloitte.

Garralda fue el encargado de abrir las exposiciones y lo hizo con un discurso sobre qué es la RSC y en qué situación se encuentra. Lo primero que señaló fue que la vida de la Responsabilidad Social Corporativa es todavía muy joven y que no existen expertos en esta materia, con permiso de los que allí se hallaban presentes. El decano del IE Business School indicó que "la RSC dependerá en gran medida del regulador", es decir, de las medidas normativas o legislativas que se llevan a cabo en la materia a nivel local o global. Sobre la evolución de estas políticas, explicó que el avance es muy lento, pero que, a largo plazo, sus resultados serán sorprendentes. Garralda quiso destacar la importancia que tendrá la globalización en la validación de las políticas de responsabilidad por parte de las empresas, y anotó las diferencias de valores que existen entre China y Occidente. En el país asiático todavía están un poco retrasados en medidas sociales. Hay que evitar que las políticas de responsabilidad disminuyan la competitividad de las compañías en el mercado internacional. Para terminar, apuntó la importancia que tendrá la RSC de cara a la preocupación social y política de los problemas medioambientales, ya que "el futuro va a exigir cada vez más política institucional".

Luis Gallardo tomó el relevo de Joaquín Garralda con una exposición sobre cómo recuperar la confianza perdida con la crisis económica. Gallardo quiso dar una receta para las empresas respaldada en tres palabras: anticipación, pragmatismo y perseverancia. El director de comunicaciones de Deloitte insistió en la importancia que tienen los valores intangibles y cómo la anticipación es clave para regenerar la confianza, ya que no basta con esperar a ver qué sucederá a la hora de tomar decisiones.

El pragmatismo es esencial para el funcionamiento de las empresas, que no deben olvidar que su objetivo es generar beneficios. Por último la perseverancia, fundamental en tiempos difíciles en los que no hay financiación. "Los que aguantan y se levantan después de caerse, se vuelven a caer y se vuelven a levantar, son los que consiguen algo más", insiste Gallardo.

Para concluir la exposición destacó la importancia de las políticas de responsabilidad como valor seguro y señaló que "las empresas avanzadas en RSC serán sostenibles".

El project manager de CRF Institute, Salvador Ibáñez, puso el punto final a la primera mesa de conferenciantes haciendo un breve apunte sobre los criterios destacados de la RSC. Los más importantes -señaló- son la innovación, el capital humano y el gobierno corporativo.

Un mundo sostenible

La presentación de Empresas con más futuro 2010 continuó con una segunda ponencia moderada de nuevo por Salvador Ibáñez para tratar la RSC desde un punto de vista más práctico y cercano a las empresas. En ella participaron Carlos Sánchez Olea, vicepresidente de Dircom; Marcos González, director general de Media Responsable y editor de Corresponsables; y el COO de CRF Institute, David Plink.

Sánchez Olea fue el encargado de abrir este segundo ciclo. En su intervención remarcó la importancia que la RSC tiene en la sociedad pero sin olvidar que las empresas no son las únicas responsables de conseguir un mundo responsable y sostenible. En esta tarea también tienen que intervenir las administraciones públicas y los ciudadanos. Como Sánchez Olea indicó, las empresas no pueden dedicarse exclusivamente a realizar políticas sociales: "La RSC es condición nece- saria pero no suficiente para que una compañía sea sostenible". Los empresarios no se pueden olvidar de ganar dinero.

Para concluir, el vicepresidente de Dircom, dio un consejo práctico para aquellas compañías que quieran iniciarse en políticas de responsabilidad sin dejar de ser sostenibles. Para ello, deben saber cuáles son sus grupos de interés y qué espera de ellas su público objetivo.

A continuación, tuvo lugar la exposición de Marcos González, que se ocupó sobre la integración de la Responsabilidad Social Corporativa en el día a día de la empresa. "El reto de la RSC es involucrar al conjunto de la empresa" enfatizó Marcos González, "hay que trabajar desde la comunicación interna" para construir una política de responsabilidad coherente que conlleve la implicación de todos los empleados. También resaltó en su intervención la importancia de que las acciones que realizan las compañías en esta materia aparezcan en los medios de comunicación, a los que González animó a que no sólo publicaran malas noticias: "Algunas veces, las empresas hacen cosas positivas".

David Plink fue el encargado de rematar la conferencia con un discurso acerca de la creación del valor sostenible. El COO de CRF Institute hizo referencia a la importancia de la ética empresarial, el compromiso con la sociedad y el cuidado del medio ambiente. "No se trata sólo del dinero, uno tiene que estar orgulloso de la organización en la que trabaja" señaló Plink acerca del valor que aporta la RSC a una compañía.

Mentalidad responsable

Las empresas tienen que realizar una reposición estratégica dando más importancia a las políticas de responsabilidad. La innovación es uno de los factores más importantes, según Plink. Una política social adecuada ayuda a construir marca y a ganar clientes. Una empresa debe tener una conducta sostenible en todos sus niveles siempre que sea posible. Desde las acciones internas, como la comunicación, hasta los productos o servicios a los que se dedica. Se trata de que las empresas adquieran una mentalidad responsable en cada movimiento que realizan teniendo en cuenta los problemas sociales y medioambientales. Para ello las empresas tienen que participar en acciones solidarias y elaborar programas destinados a proteger y cuidar el medio ambiente.

Plink terminó señalando que para que haya un buen funcionamiento de la RSC y una buena ética empresarial no basta con que las organizaciones construyan políticas sociales. Los empleados son una pieza clave en el avance de la responsabilidad y deben contribuir a su desarrollo.

La ponencia terminó con aplausos para los tres conferenciantes que expusieron sus conocimientos de forma práctica, amena y sencilla. Acto seguido, se pasó a una entrega simbólica de los certificados. El acto finalizó con un breve cóctel donde los invitados pudieron intercambiar sus puntos de vista acerca de los temas expuestos a lo largo de la conferencia.

Ver todas