Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

Discapacitado formado busca...

viernes, 25 de marzo de 2011

​La Fundación Mapfre pretende insertar laboralmente en tres años a más de 300 discapacitados intelectuales​

Insertar laboralmente a más de 300 personas con discapacidad intelectual y enfermedad mental en los próximos tres años es uno de los objetivos del plan «Juntos somos capaces» que ha puesto en marcha en Andalucía la Fundación Mapfre y que lleva funcionando desde hace aproximadamente un año en Murcia y Cataluña. El programa se presentó ayer en la sede de la Confederación de Empresarios de Andalucía, que es entidad colaboradora, y contó con la presencia de la consejera de Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, quien expresó el «apoyo y reconocimiento» de la Junta al «compromiso de las empresas» con este colectivo.

El director territorial en Andalucía de Mapfre, Javier Soto, resumió los «ambiciosos» objetivos del programa en el que colaboran también la Fundación Konecta, Andadown, Aspace, Feafes y Feaps. Así, Soto explicó que el objetivo de «Juntos somos capaces» es que participen en el programa unas 200 empresas y se inserten a más de 300 personas en los próximos tres años. De hecho, la iniciativa ya ha propiciado la inserción laboral estable de unas treinta personas con discapacidad intelectual en empresas como Decathlón, FNAC, Leroy Merlin y Prenatal, entre otras.

La Junta mostró su «apoyo» a las empresas que ponen en marcha programas de inserción laboral En el acto no faltaron ejemplos prácticos de la inserción laboral de discapacitados intelectuales promovidos por estos programas, ya que, en lugar de una empresa de azafatas la atención de los presentes corrió a cargo de personas de este colectivo. Además, se ofrecieron testimonios como el de la jefa de Recursos Humanos de Carrefour Jerez, María del Carmen Galán, quien alabó los buenos resultados que han dado las personas con discapacidad en su empresa.

Responsabilidad social
Así, la Fundación Mapfre pretende promover la formación ocupacional en este colectivo que sufre riesgo de exclusión y de desempleo de larga duración. El cumplimiento de este objetivo es factible, según afirman desde la Fundación Mapfre basándose en una encuesta realizada en empresas andaluzas, que señala que el 75% de estas no tienen ningún problema en contratar a personas con discapacidad intelectual. Además, según puntualizó el vicepresidente de la CEA, Federico Muela, la integración de este colectivo no sólo es una responsabilidad social sino que también ofrece ventajas a las empresas.

Tal como señaló el director general del Instituto de Acción Social de la Fundación Mapfre, Fernando Garrido, en momentos de crisis es cuando se hace necesario que administraciones y empresas se «remanguen» y trabajen en favor de las personas que tienen las mayores dificultades para encontrar trabajo. Finalmente, la consejera de Igualdad quiso mostrar el reconocimiento de la Junta a estos programas de inserción laboral para discapacitados puestos en marcha por fundaciones como Mapfre y quiso poner en valor, en ese sentido, el trabajo que realizan en favor de la igualdad de oportunidades.

Ver todas