Comunicacion

Estar al día de la actualidad en materia de discapacidad también cuenta.

Aspace pide implicación empresarial para 1.100 discapacitados que buscan empleo

lunes, 4 de abril de 2011

​Un total de 1.100 personas con discapacidad se encuentran inscritas en las listas del desempleo en Navarra. Si en épocas de bonanza este colectivo ya tenía problemas para encontrar trabajo, durante la crisis su contratación ha caído mucho más en picado. ​

Según un estudio realizado por la Asociación de Centros Especiales de Empleo, tras la promulgación de la Ley de Integración Social de los Minusválidos (LISMI), estamos muy lejos de alcanzar el objetivo marcado. Así, una reciente encuesta realizada entre empresas navarras de más de 50 trabajadores -se consultó a 351 empresas con 70.269 trabajadores, de las que respondieron 176, que dan trabajo a 40.821 trabajadores-, revelaba que estas empresas tenían contratados a 588 personas discapacitadas (1,44% de las plantillas). De cumplirse el 2% marcado por ley la cifra debería ser 816. Asimismo, extrapolando los datos al resto de empresas se obtendrían otros 424 contratos, cuando con el 2% que dice la Ley supondría 589. Si se aplicara el cupo de reserva que marca la LISMI en estos momentos se crearían 393 puestos en Navarra. Uno de los motivos que se argumenta para la no contratación de discapacitados es que su actividad es especializada, sin embargo entidades como Aspace destacan la existencia de otras medidas alternativas legales (contratación de servicios de los Centros Especiales de Empleo, por ejemplo) aunque la apuesta es la integración total en la empresa ordinaria. El 38% de las empresas aplican al parecer las medidas alternativas, y las comprendidas entre 50 y 250, en ningún rango superan el 37% de aplicación. Otro motivo que aducen es que el 38% de las empresas no reciben currículum vital de discapacitados.

El último avance en materia de contratación lo ha dado recientemente el Ministerio de Educación, que incorporará cláusulas sociales para facilitar que estas personas accedan a los concursos o contratos públicos más allá del mínimo del 7% establecido por ley. Navarra también ha ido más allá al obligar a reservar el 6% de los contratos públicos a empresas sociales, como Centros Especiales de Empleo. Sin duda, el problema principalmente está en la empresa privada, señalan desde Aspace, a las que pide una mayor implicación. La crisis ha tenido una repercusión directa. "Personas que estaban trabajando en la empresa privada y se ven obligadas a irse o que les cuesta más encontrar una salida laboral", indican. Pilar Armendáriz, responsable del servicio de Orientación y Formación para la Integración Laboral de Aspace, reconoce que la crisis no ha ayudado, pero "cuando estábamos en pleno empleo tampoco se contrataba". "Tiene que haber una apuesta del departamento de Recursos Humanos de las empresas, si no, no hay nada que hacer", añade Mª Carmen Ochoa, del Programa de Empleo con Apoyo de Aspace. "El punto básico es el desconocimiento que existe sobre la discapacidad, sobre las diferentes discapacidades", añade. "Hay muchas que prefieren pagar la indemnización, la multa, que contratar. Y con la crisis parece un problema secundario para muchas empresas no cumplir con la LISMI".

itinerarios ¿Se respetan las reservas que marca la ley tanto en la empresa privada como pública (obligatorio a partir de 50 trabajadores)? "Sí se respetan en la empresa pública, lo que ocurre es que no se cubren esas plazas porque no consiguen la puntuación necesaria, y en las privadas por falta de voluntad", responden desde la fundación que desde su nacimiento en 1971 ha sido capaz de crear un itinerario de vida para las personas con parálisis cerebral "y/o afines". Desde Aspace buscan un itinerario para personas que han terminado un Programa de Iniciación Profesional Especial (PIPE), personas que no han tenido ninguna experiencia laboral y comienzan en un Centro Especial de Empleo. "Es donde se ven las capacidades de cada uno", subrayan. El centro de empleo de Aspace tiene su base en Noáin pero hay cinco unidades operativas por toda Navarra. Y, a diferencia de otras empresas, Aspace realiza un acompañamiento en el puesto de trabajo durante el tiempo que sea necesario y dependiendo del tipo de discapacidad. En realidad realizan un laborioso trabajo de prospección en las empresas, comprobando aquellas que pueden estar interesadas en contratar a discapacitados o los puestos que pueden ser susceptibles de ser ocupados por este colectivo. A través del programa de Empleo con Apoyo se busca el perfil que más se ajusta al trabajo que solicitan. "Asesoramos nos sólo a la empresa sino también a los compañeros del puesto de trabajo sobre la inserción de esa persona. Y se está con ellos hasta que aprenden las tareas y se relacionan con los compañeros y jefes con normalidad".

Siempre hay excepciones. Para Elena Unzue, responsable de Recursos Humanos en Leroy Merlin, con dos personas discapacitadas (una de Aspace), el mayor problema que tenemos a la hora de insertar a una persona con minusvalía es nuestro propio desconocimiento: a cómo relacionarnos, a cómo dar órdenes, no sabemos hasta dónde podemos exigir y cuáles son las limitaciones reales....". Apostar por estas personas es una responsabilidad que atañe a toda la sociedad, "no por ser una empresa grande o pequeña, por cumplir o no la LISMI, la realidad es que podemos estar todos en un empleo y todos además tenemos casos de discapacidad muy cerca. Lo que no podemos hacer es colocarnos una venda. Que trabajen es bueno para ellos pero también para nosotros por el crecimiento que te aportan, la satisfacción de ver cómo se integran día a día en la normalidad, y desaparecen todas las trabas...".

Un trabajo que, además, abre la posibilidad a esa persona, indica Pilar Armendáriz, de tener un "proyecto de vida, de empoderarse". "En el centro especial de empleo tenemos mucha gente que se ha independizado, que se ha casado, que ha tenido hijos... Con un salario estable se plantean la vida de otra manera", dicen. ¿Os da miedo que retrocedamos posiciones ante un marco de crisis? Mª Carmen Ochoa ni se lo plantea: "Es un reto más, hay que luchar e intentar sensibilizar más, hacer más prospección y esperar a que la situación mejore". Y, mientras tanto, es necesario sensibilizar a las empresas. Aunque no es el momento adecuado, por lo menos hay que procurar que nos conozcan y nos tengan presentes. No hay otra...". Muchas empresas ni siquiera se ven en la obligación de cumplir con esa ley. "Se le obliga cuando llega la inspección, mientras tanto cuela", indican.

El puesto de operario se acabó. En este momento la demanda proviene de sectores como limpieza y auxiliares administrativos, y se reclama mano de obra de FP II, muchos puestos técnicos, de electricidad, de mantenimiento, de mecánica... "y ahí tenemos más dificultades para encontrar perfiles". En la actualidad el servicio de orientación y formación de Aspace tiene convenios abiertos con 28 empresas. "Hay un trabajo de puerta a puerta que se está haciendo pero que no es suficiente", admite Armendáriz. Reciben ayudas del SNE y otras instituciones, y acudirán a nuevas convocatorias de apoyo al trabajo de prospección, acompañamiento y orientación laboral, así como para acciones formativas.

bolsa de empleo Aspace dispone en su bolsa de empleo de "todo tipo de perfiles que pueden encajar en un empleo, en definitiva, todo tipo de discapacidades". Elena Unzue reitera que "una empresa no es una ONG y hay que buscar la eficiencia, de hecho nosotros hemos llegado a cambiar de puesto a una persona discapacitada. Es muy importante que la persona se sienta a gusto, de lo contrario no es una integración real", sentencia. La contratación no es además una concesión gratuita. "Nosotros seleccionamos por competencias. Hay personas con un porcentaje de discapacidad muy alto que puede rendir tanto o más que otra persona", observa Unzue. Aspace aporta, en esta misma línea, que la motivación es muy superior a la media, "responden con más ganas". Además del centenar de personas inscritas en el servicio de empleo, ajenas a la fundación, desde Aspace se trabaja con otro colectivo importante que "quieren dar el salto a la empresa ordinaria". Desde Aspace se intenta trabajar todo un "itinerario de vida", desde que nacen, acompañándoles con programas como el de rehabilitación PETO, ocio, residencial y empleo

Ver todas